PREGUNTAS FRECUENTES

¿TIENES DUDAS?
¡Nosotros las resolvemos!

 

Esta es la pregunta más común que se da al momento de comprar un nuevo lubricante. Diariamente en el mercado se ven nuevas marcar, prometiendo intervalos más extendidos de trabajo basadas en pruebas. Pero tenemos que tener en cuenta las condiciones ideales a las cuales se efectuó dichas pruebas. Siempre hay que recurrir al intervalo propuesto por el fabricante de su vehículo. Estos intervalos se definen basándose en la distancia o el tiempo recorrido. Cambiar el aceite con regularidad contribuye a mantenerlo en buen estado y a ofrecer la mejor protección para todos los componentes del motor. Hay que tener en cuenta que parte importante que establece la vida útil del lubricante en el motor, está determinada por la calidad del filtro de aceite que se utilice. No sirve de nada tener un aceite de motor sintético que dure más de 10.000 Km si utilizamos un filtro de pobre capacidad de absorción de contaminantes que se saturará a los 6.000 Km.
En nuestro país es normal que el mecánico recomiende subir la viscosidad cuando el vehículo ya ha tenido un recorrido considerable por el desgaste que sufre sus piezas mecánicas. En un auto con mantenimientos constantes y el uso de un buen lubricante se puede recomendar el aumento de la viscosidad a partir de los 300.000 km. Como regla general: Cuando pierde más de un litro entre cambios, y no es por otras razones, es tiempo de aumentar la viscosidad. Tener en cuenta que el aumento de la viscosidad debe darse de la siguiente manera: si se usa un SAE 10W30 pasar a un 15w40 y si se usa un 15w40 pasar a un 20w50. Hay que tomar en cuenta que, al aumentar viscosidad, gastaremos más gasolina y tendremos mayor desgaste en el arranque por operar en seco hasta que llegue el aceite viscoso. Si se sube la viscosidad antes de tener este desgaste, se aumentará el consumo de aceite y el desgaste de piezas por falta de circulación
Los aceites multigrados están definidos por una letra “W” entre las dos viscosidades que tiene el lubricante tanto en frio como en caliente. Otorgándole al aceite una mayor estabilidad de la viscosidad con respecto a la temperatura en comparación con un monógrado que varía mucho su viscosidad con la temperatura. En términos operativos es recomendable utilizar un multigrado en vez de un monogrado, debido que, cuando el vehículo esta frío el lubricante al tener menor viscosidad puede recorrer todas las piezas del motor en un menor tiempo y gastando menos energía. Tomando como ejemplo un monógrado SAE 40 y un mutigrado SAE 15W-40 los dos aceites van a tener la la misma viscosidad a 100° C, pero cuando el motor se prende el lubricante SAE 15W-40 es un aceite más fluido a bajas temperaturas, lo que significa que la bomba podrá moverlo con mayor facilidad que si se empleara un SAE 40. Esto facilitará una rápida lubricación en los arranques y un desgaste menor, algo esencial en los motores actuales.
El aceite para engranajes, transmisiones y/o diferenciales GL-4 tiene la mitad de los aditivos EP que los aceites GL-5. Esto permita mejor sincronización de la transmisión. En la mayoría de las transmisiones de hoy, con sus sincronizadores de bronce, el GL-5 hace más difícil los cambios y come más bronce, acabando con los sincronizadores. Cuando alguien le dice que su GL-5 cubre GL-4, es correcto en términos de protección EP, pero eso solo es la mitad de la respuesta. Cuando dicen que su aditivo de azufre/fósforo no causa corrosión en los metales amarillos, también están correctos, pero si tiene bastante aditivo para cumplir con la protección del GL-5, poco a poco estará pelando sus sincronizadores mientras calienta su transmisión, quema el aceite, y hace más duro el cambio.